PRINCIPITO
 
CUENTOS
CUENTOS Y MITOS
ALIBABÁ
ALICIA
BELLADURMIENTE
BLANCANIEVES
CAPERUCITA
CENICIENTA
GATO CON BOTAS
HANSEL Y GRETEL
MAGO DE OZ
MOWGLY
PETER PAN
PINOCHO
PRINCIPITO
REY ARTURO
UNICORNIO
LINKS
LE PETIT PRINCE
TRAZADO ARQUITECTÓNICO SIMBÓLICO : “EL PRINCIPITO”
Por LUDWIG V. V., M.•. M.•.
En el Valle de Valparaíso, a 11 de Mayo del 2007, E.•.V.•.


“ (…) Quiero dedicar este libro al niño que fueron hace tiempo las personas mayores.
Todas las personas mayores antes han sido niños”
imagen

1.0 INTRODUCCIÓN
No estoy cierto si el autor al escribir el presente “trazado” (véase libro), lo realizó intencionadamente tal cual lo veo yo bajo las siguientes apreciaciones:
1) No es, fue ni lo será jamás un Libro de Cuentos para niños, sino por el contrario.
2) Tampoco creo que lo haya pensado como un tratado filosófico, creado ex profeso.
3) Tampoco lo quiero ver como un Libro de consulta de algo.
4) Ni menos un complemento para el Libro Santo, el cual se basta a sí mismo, per se.
5) Si creo que dicha obra trascendió al propio autor sin siquiera éste darse cuenta que así sucedería tanto en el tiempo como en el espacio temporal.
6) El tema planteado en sus hermosas páginas nos sobrepasa con creces a la hora de tener que “digerirlo”.
7) Nos presenta un relato sencillo lleno de emotividad, sentimiento y amor que per se nos insta a ser mejores personas y a comprender más a nuestros niños a los que muchas veces apuramos a tal grado que les hacemos madurar antes de tiempo cual una fruta sosa y desabrida.
8) Conceptos tales como: lenguaje, amor, amistad, DOMESTICAR, etc, nos llenan de esperanza para comprender y comprometernos por y con un mundo mejor.
9) Por su puesto que lo que yo vierta en el presente trabajo, dista años luz de un trabajo total y realmente agotado y por ende concluido, solamente pretendo motivarnos un poco más a asimilar las cosas simples de la vida y a través de ellas llegar, si es posible, a ser felices.
10) El desarrollo o método de trabajo que presentaré no será otro que el de ir analizando al trasluz de mis conocimientos adquiridos bajo el fanal de la Carrera lograda en la Universidad, el aspecto teológico, logrado a través de años de reflexionar sentado a la vera del camino, rumiando una pregunta, frase o pensamiento que me roía la mente hasta lograr descifrarle y darme para mi, una respuesta satisfactoria y que me alimentase el espíritu. En fin, el análisis del presente “tratado”, ha sido un norte en lo que respecta a mi vida.
AÚN CUANDO: “LAS PALABRAS SON FUENTE DE MALOS ENTENDIDOS”
2.- DESARROLLO:

CAPITULO 1: EL SOMBRERO V/S LA BOA.
imagen
º En el presente capítulo se plantea una situación que quizás de tan común y repetida se nos escapa de las manos, o quizás de los ojos, y digo esto porque cuando se menciona en la narración que el autor presenta un dibujo a las “personas mayores”, todas, sin excepción ven lo que quieren ver, y en este caso no es otra cosa que una serpiente boa que se ha tragado algo muy grande, no saben que, pero dentro de su estomago se acusa.
º Como suelo decir a menudo, el dicho popular: “Los árboles no dejan ver el bosque” y, en este caso, no se escapa a la regla; a los mayores no les interesa ver otra cosa que no sea una serpiente que se ha tragado algo; aún cuando así hubiese sido, tampoco es importa mucho saber, qué cosa se tragó, una gallina, un ratón, etc.
º Por supuesto que menos siquiera se van imaginar que sea un elefante, eso queda fuera de toda lógica. Es de ese modo como el autor, cansado de tales recriminaciones decide y opta por estudiar Geografía, la que por último le ayudaría a vislumbrar y a reconocer los lugares por donde posteriormente volaría en su avión dejando el correo y otras actividades.
º Mi pregunta siempre fue: Por qué un elefante?; Por qué no otra cosa mas pequeña?...
º Luego de mucho cavilar, como dije en la introducción; a la vera del camino, cuál camino?,…bueno, y eso que importa, infinitos son los caminos de Dios y, siempre, siempre, llegaremos al lugar que escojamos; y en este caso el final del sendero fue:, Ah, es un pensamiento y un dibujo alegórico que “simboliza o representa algo o a alguien” (Def. Sir Ludwig); y que no podía ser ni más ni menos que: El cerebro Humano digiriendo un gran pensamiento, el que muchas veces llega a tardar varios meses y en ocasiones hasta años en ser aclarado o dilucidado.
CAPITULO 2: DE LA SOLEDAD
imagen
• Ahora bien, porque razón vivió solo sin tener con quien hablar?.
• Muchos son los trabajos y afanes que nos son propios y que no podemos ni debemos compartir con nadie y esto no es por un afán de egoísmo o de no desear compartir esto o aquello, sino que simplemente es porque el trabajo de parto es solitario, tal cual como lo hacen indias de tribus amazónicas donde SOLAS se internan en la selva, juntan hojas que les sirve de cama o amortiguación al pequeño cuando cae, ya que ellas previamente se han atado o liado las muñecas con una liana a una rama alta para que el pequeño por gravedad caiga hasta el suelo.
• Este capítulo está tan marcado por el sentido de la soledad que nuevamente lo impronta a través de la figura del DESIERTO, y ante esta figura, no puedo dejar de pensar en las figuras y/o personas de Juan el Bautista primero, quien va a “Predicar” al desierto y posteriormente la figura o personas del Maestro Jesús, quien va para ser tentado por el “diablo” como nos narran los evangelistas del Libro Santo; y no retirándose del mismo hasta no HABER VENCIDO a aquel.
• Pues, para ser precisos, en este capítulo, nos encontramos con que el pequeño ser sabe donde se encuentra puesto que no parece ni perdido ni menos asustado, tal es así que el más sorprendido, por decir lo menos, es el piloto.
• El muchachito, como le llama cariñosamente, le hace ni mas ni menos que “saltar como si un golpe de rayo le hubiese tocado”…
• Ahora bien, para colmo le pide, le solicita, “le pinte un cordero”, cosa nada más insólita, agresiva e inusual en medio de tanta nada, en medio de kilómetros de kilómetros de arena y cielo, solo eso,…
• Pero, “Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer”; y, a este pintor de boas constrictor, abiertas o cerradas, no le quedó mas remedio que obedecer, y es así como luego de varios intentos logra dar con lo más puro del “ser”, del “ente” que el niño le pedía. Puesto que el “ente” es lo más primigenio y el niño a la hora de la inocencia y la verdad, no puede haber un ser del mismo talante que la forma ontológica de las cosas.
CAPÍTULO 3: DEL PLANETA DE ORIGEN DEL PRINCIPITO.
imagen
• Nuestro querido aviador ubicado temporalmente en medio de miles de kilómetros de arena y soledad, y a costa de cavilar un montón, logra darse cuenta que el muchachito no es oriundo de nuestro planeta sino que viene, según cálculos propios de un asteroide de fuera, del espacio exterior y dicho planeta no es nada más y nada menos que el ”B612” (B=2; 9=> 2), (E hizo Dios la bóveda para separar las aguas de debajo de la bóveda, de las aguas de encima de la bóveda. Y llamó Dios a la bóveda "cielo"); nada más certero a la luz de estas especulaciones que ir al segundo día de la creación.
• Si de gigantes se tratase, al igual que el planeta del pequeño príncipe, nuestro planeta también se vería como el de él, es decir muy pequeño. No se, por cierto si al igual que aquel, fue también descubierto o no por un astrónomo “turco” al cual se le restó todo tipo de mérito.
• “Querer un cordero es prueba de que se existe", y en el cerebro de su autor el “SER” está ontológicamente “vivo”.
CAPÍTULO 4: DEL DRAMA DE LOS BAOBABS.
imagen
• Le hice comprender al principito que los baobabs no son arbustos, sino árboles tan grandes como iglesias y que incluso si llevase consigo todo un rebaño de elefantes, el rebaño no lograría acabar con un solo baobab.
• Los baobabs en la obra son “representación de algo o de alguien”, es decir, son símbolos, y representan ni más ni menos que a nuestras pasiones, vicios y/o deficiencias que si no se las arranca o quita de en medio cuando están comenzando a brotar y a crecer, más tarde como dice el narrador,” ni un rebaño no lograría acabar con un solo baobab”, es decir, con nuestros vicios; y no daré ejemplos puesto que cada uno de nosotros lo sabe por experiencia propia o cuando menos de referencia por hechos acaecidos.
• Otra cosa importante, “en el planeta del principito había, como en todos los planetas, hierbas buenas y hierbas malas”. Y como he dicho que el planeta es símbolo o representación de nuestro cuerpo, entonces cabe notar que en nosotros existen pensamientos buenos, y no diré “malos”, pero si nocivos, que nos perjudican sobre manera si no lo erradicamos cuando son pequeñitos, tan solo unas hierbitas.
• "Es una cuestión de disciplina, me decía más tarde el principito. Cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta”. Pero si está clarísimo, la mañana, la temprana edad, la niñez, el tiempo de la inocencia, es allí cuando debemos “limpiar” tanto nuestro cuerpo físico como nuestro astral de tanta mugre que el mundo gratuitamente nos va entregando día con día y con el paso del tiempo nos vamos poniendo más y más expertos en hallarla y extraerla, si así nos lo proponemos.
CAPÍTULO 5: DE LAS PUESTAS DE SOL.
• “-Me gustan mucho las puestas de sol; vamos a ver una puesta de sol…”
• “-¿Sabes? Cuando uno está verdaderamente triste le gusta ver las puestas de sol.”
• “-El día que la viste cuarenta y tres veces estabas muy triste ¿verdad?”
• La verdad de las cosas que en el presente capítulo como en todos el simbolismo está presente, pero, aparte de especular que el sol o carro de Faetón se hunde en el mar para morir y dar paso al nuevo día, es decir, algo debe morir para que la vida vuelva a generarse, renacer y perpetuarse, me cuesta ver otra figura que la anteriormente mencionada; por ahora.
CAPÍTULO 6: DEL DILEMA CON LA COMIDA DEL CORDERO.
Al quinto día y también en relación con el cordero, me fue revelado este otro secreto de la vida del principito. Me preguntó bruscamente y sin preámbulo, como resultado de un problema largamente meditado en silencio:
-Si un cordero se come los arbustos, se comerá también las flores ¿no?
-Un cordero se come todo lo que encuentra”.
• Nuevamente el autor nos pone frente a una encrucijada, y esta vez, es frente el Número 5, con el cual tenemos también para hacer grandes cálculos y para muestra un botón: Número primo, divisible por uno y sí mismo;
• En Génesis 1:20, por primera vez Dios menciona que va a crear algo con vida, un animal. Las plantas fueron creadas por Dios, dos días antes que los animales, en sentido bíblico las plantas no tiene vida.
• La palabra de Dios es clara al respecto, cuando menciona los "seres vivientes". La palabra hebrea usada para designar tales seres vivientes es “sherets”, la cual implica "criaturas con movimiento propio" o "criaturas que se arrastran", en ambos casos es evidente que implica todas las clases de invertebrados, vertebrados y también reptiles.
• La palabra hebrea usada para vida es “nephesh”, es usada comúnmente por alma, y frecuentemente usada para designar el alma del hombre y de los animales, en sentido bíblico las plantas no tienen vida real, o alma (conciencia), pero los animales y el hombre si la tienen. “Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. (Génesis 1:21)”.
• Acá nos encontramos con que el cordero ha de alimentarse de algo, pero en ese algo están incluidas las flores y ésta es la única que en su planeta existe, por tanto hay que defenderla de algún modo, y por ello recurre al argumento de las espinas, espinas que según el aviador no son armas suficientes para proteger a la rosa de ser comida.
• Otra cosa que me llama poderosamente la atención, si el principito no era oriundo de este planeta ¿cómo es que sabe de la existencia de los “hongos”?, puesto que es de esta manera que dentro de su ira califica a su anfitrión, de hongo. Sabido es que dichos “seres”, por mucho tiempo no fueron clasificados ni como animales, ni vegetales, ni menos como minerales, por tanto, descalifica y desconoce todo rastro de hominidad en el sujeto.
CAPÍTULO 7: EL COQUETEO DE LA ROSA AL PRINCIPITO.
imagen
“La flor, que había trabajado con tanta precisión, dijo bostezando: -¡Ah, perdóname… apenas acabo de despertarme… estoy toda despeinada…! El principito no pudo contener su admiración: -¡Qué hermosa eres! -¿Verdad? -respondió dulcemente la flor-“.
• Apenas si conociendo al Principito, esta coqueta y remilgosa ser, comienza como buena fémina que es, a acosar a su anfitrión contra su orgullo y vanalidad, a contar de este momento ella y solo ella será el centro de atención y único norte que ésta tendrá; se dice de si misma que no es una hierba, sino una flor, que ha de despertarse previo a toda presentación, que siente frió, que las orugas, que el biombo, en fin razones no la faltan para anteponerse a los requerimientos casi infantiles de su feminidad.
• El principito quiere dar lo mejor de sí a tan hermoso y vanidoso ser, pero, aún luego de partir se da cuenta que pudo haber hecho mucho más por ella, cosa que le atormenta grandemente; y esto, claro está que fue a causa de no haber sabido sacar provecho de tan perfumada flor, de los bellos colores de su corola, etc.
CAPÍTULO 9: DEL MEDIO DE TRANSPORTE DEL PRINCIPITO.
“Creo que el principito aprovechó la migración de una bandada de pájaros silvestres para su evasión. La mañana de la partida, puso en orden el planeta. Deshollinó cuidadosamente sus volcanes en actividad, de los cuales poseía dos, que le eran muy útiles para calentar el desayuno todas las mañanas”.
• Por qué hubo de ser una bandada de pájaros el medio que le trajese a la tierra y no otra cosa? O será que no es eso lo verdaderamente importante sino más bien, el cómo?, y ese como no sería otro que “volando”; pero por qué volar?, por qué no caminar o rodar, en fin, pero si volar.
• En Juan Salvador Gaviota se nos da todo un tratado de cómo volar, en Richard Bach, lo mismo, en fin, siempre “volamos”, aún como en el caso de ICARO y Dédalo, donde el vuelo de uno le haya costado, a causa de su imprudencia, la vida.
• Nosotros, nos separamos en el astral para “volar” hasta lugares tan recónditos como es el “Registro Askásico”, regiones o países que por dinero u otras limitantes jamás podremos conocer. Ahora bien que es lo realmente importante antes de emprender dicho vuelo; dejar nuestra casa, nuestro planeta “Ordenado”, los volcanes de nuestras pasiones y/o deseos limpios, debido a que con estos lastres no se puede viajar. El hollín, desechos, tóxicos propios de la quema de combustibles que se adhieren a las paredes de las chimeneas y que todo lo ensucian y ponen negro, muy feo.
CAPÍTULO 10: DEL COMIENZO DEL APRENDIZAJE.
“Se encontraba en la región de los asteroides 325, 326, 327, 328, 329 y 330. Para ocuparse en algo e instruirse al mismo tiempo decidió visitarlos. El primero estaba habitado por un rey. El rey, vestido de púrpura y armiño, estaba sentado sobre un trono muy sencillo y, sin embargo, majestuoso. -¡Ah, -exclamó el rey al divisar al principito-, aquí tenemos un súbdito!”.
• Para los reyes el mundo se divide en dos grupos, el de ellos y el resto o súbditos, por tanto no hubo de esforzarse mucho en deducir a cual de los correspondía el Principito, la cuestión era que dicho monarca no poseía ni un solo súbdito por tanto no tenía sobre quien gobernar ni ejercer su supremacía de monarca, por tanto al tener su primer súbdito para él era momento de practicar su poderío de rey. Ahora bien, que es lo importante que nos deja ver este personaje?.
• Nada más y nada menos que como hemos de ejercer el rango, cargo, poder y/o autoridad sobre quienes gobierna y es allí donde nos hace ver a cerca de cómo y a quien se ha de dar las órdenes:
• “Si yo ordenara -decía frecuentemente-, si yo ordenara a un general que se transformara en ave marina y el general no me obedeciese, la culpa no sería del general, sino mía".
• Aún cuando era un monarca absoluto, sus órdenes eran justas, que eso si es valioso a la hora de cumplirlas.
• Pero aún con toda la sabiduría del rey, esta no fue suficiente para retener al pequeño niño, que de inmediato viajó a otro planeta en busca de nuevos saberes.

CAPÍTULO 11: EL PLANETA DEL VANIDOSO.
“El segundo planeta estaba habitado por un vanidoso: -¡Ah! ¡Ah! ¡Un admirador viene a visitarme! -Gritó el vanidoso al divisar a lo lejos al principito. Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores”.
• Como en todo orden de cosas, si estas son monótonas y/o rutinarias, al oyente se le hará cuesta arriba tener que soportar lo mismo una y otra vez, más si el festejado repite sin cansancio las mismas cosas, es por ello que debemos ser muy cautos a la hora de elegir nuestras profesiones, trabajos, entretención, etc., puesto que corremos el riesgo de caer en el tedio nosotros y quienes nos rodean.
• La admiración por la admiración, el saber por el saber, la hermosura por ella misma no tienen valor alguno y quienes en un comienzo nos admiraban, están prestos a despreciarnos por ello, y no es menos cierto que nosotros nos lo ganamos.
-¡Bueno! Te admiro -dijo el principito encogiéndose de hombros-, pero ¿para qué te sirve?
CAPÍTULO 12: DEL BEBEDOR.
“El planeta siguiente estaba habitado por un bebedor. Fue una visita muy corta, pues hundió al principito en una gran melancolía”.
• Ante la disyuntiva de si beber o no, este pobre hombre no dejaba de hacerlo y, lo peor del caso era que lo hacía, tan sólo, para amainar la “vergüenza” que tal opción le causaba.
• Pobre bebedor, no podía escapar a su sino.
CAPÍTULO 13: DEL HOMBRE DE NEGOCIOS.
• Los negocios, no se si son tan apasionantes, a tal punto o grado que ni siquiera sabes si alguien te ha visitado o no, si tu cigarrillo se ha apagado; en síntesis, te deshumanizas a tal grado que no sabes cuánto has trabajado, ni menos por qué o, para qué.
• Otra cosa que les marca es que se vuelven absolutamente “serios” o al menos, eso suponen ellos y lo hacen saber.
• Otra cosa que llama la atención es que tan sólo, adquieren cosas para poseerlas, ni siquiera son para satisfacción personal.
CAPÍTULO 14: DEL FAROLERO.
imagen
“Es una ocupación muy bonita y por ser bonita es verdaderamente útil".
• No podemos escapar a la gran reflexión: “por ser bonita es verdaderamente útil”.
• Desde mi tiempo de estudiante en la U.•.C.•.V.•. fue que conocí el concepto de belleza y/o bondad asociado a lo útil, lo bueno, etc., pero jamás lo vi fuera del contexto religioso al cual se le daba tal connotación, y en el presente capítulo no puede dejar vérsele tal como se le demostraba en aquellos tiempos.
• El farolero, no tenía ante quien jactarse de nada; tampoco oponía resistencia a algo que para muchos podía ser nada más monótono y aburrido tal es así que cuenta con toda la aprobación del Principito.
• Es más aún, éste hace la analogía de las estrellas con el nacimiento o el dormir de la flor, cuando el farol es apagado.
• Otra cosa de suma importancia en su trabajo, como para muchos de nosotros en la vida real, y es la de cumplir a pie juntilla con la “consigna”, fuente inapreciable de su vida, a tal grado que no la cuestiona, ni siquiera se molesta en saber cual es realmente la tal “consigna”.
• Con el transcurrir del tiempo, al igual que en nuestras vidas, las consignas cambian muy rápidamente, hasta la tierra gira más rápido.
• Una de las cosas preferidas del farolero era su gusto por dormir, y que paradójico, era cuanto meno podía hacer. Pero tampoco era un planeta para permanecer indefinidamente en él, por tanto se despidió y se fue.
CAPÍTULO 15: DEL GEÓGRAFO.
-¿Y qué es un geógrafo?
-Es un sabio que sabe donde están los mares, los ríos, las ciudades, las montañas y los desiertos.
• Un sabio, pienso que tal título se lo dio inmerecidamente, más aún si por definición, tan sólo es una persona que “sabe donde están los ríos, mares, ciudades, montañas y/o desiertos”, tal definición está, talvez acertadísima para geógrafo, pero no para “sabio”. (recordad la parábola de la hija del molinero).
• Para colmo tal “sabio” tampoco sabía si había montañas, mares, ríos, etc.
• Eso lo delegaba en el “explorador”, es decir, jamás sabía nada del mundo exterior a menos que dependiese de otra persona, ajena o externa a él, lo cual, personalmente no me deja muy satisfecho, ni menos conforme; más aún si la alegoría va por el camino espiritual, donde cada cuidad, cerro, río, etc.
• Representara una parte de nuestro organismo o espíritu. Una cosa si se le puede rescatar y es la de recomendar al pequeño Príncipe que, el próximo planeta que visite, sea la Tierra.
CAPÍTULO 16: EL PLANETA TIERRA.
“El séptimo planeta fue, por consiguiente, la Tierra”. ¡La Tierra no es un planeta cualquiera!
• Cosa curiosa, de la tierra no se dice más que hay: once reyes (sin olvidar, naturalmente, los reyes negros), siete mil geógrafos, novecientos mil hombres de negocios, siete millones y medio de borrachos, trescientos once millones de vanidosos, es decir, alrededor de dos mil millones de personas mayores.
• En resumen, no salimos muy bien parados de tal descripción; será que realmente así somos?...
CAPÍTULO 17: DE LA LLEGADA DEL PRINCIPITO A LA TIERRA.
“El principito, una vez que llegó a la Tierra, quedó sorprendido de no ver a nadie. Tenía miedo de haberse equivocado de planeta, cuando un anillo de color de luna se revolvió en la arena”.
(…) -¿Dónde están los hombres? -prosiguió por fin el principito. Se está un poco solo en el desierto...
-También se está solo donde los hombres -afirmó la serpiente.
• Que augurio tan desalentador, que modo más desalentador para referirse a nuestro planeta y a nuestros coterráneos; Primero no se hallan los hombres por parte alguna y posteriormente se sigue estando solo aún en medio de los hombres, pero que terrible. Tal aseveración nos lleva a cuestionar de tal modo al género humano que no se como hemos podido convivir 2000 años en la superficie del planeta sin acabarnos antes unos a otros.
• Como todos sabemos, la serpiente por años de años ha representado a la sabiduría, será que la sabiduría, cuando menos para unos pocos como yo, es tan fea, fría y viscosa?... (No tengo nada en contra de ellas siempre y cuando vivan, pero,… Muy lejos de mi…), y no obstante ser: “raro”, delgado como un dedo, “viscosa” y fría, según ella, es más poderosa que el dedo de un rey… “Por qué hablas con enigmas?”.
• Recordad que no a todos les es dado conocer directamente las cosas; es lo mismo que le reprochan los apóstoles al Maestro Jesús cuando les enseñaba a través de Parábolas y no directamente. (Mateo 13.10–17; Lucas 8.9–10)
10 Cuando quedó solo, los que estaban cerca de él con los doce le preguntaron sobre la parábola.
11 Y les dijo: —A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; pero a los que están fuera, por parábolas todas las cosas,
12 para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan y les sean perdonados los pecados). Ahora bien, cosa fuerte son tales enseñanzas puesto que le niega la posibilidad siquiera de ascender a una posición más holgada, más estable, más sabia…
CAPÍTULO 18: DEL ENCUENTRO CON LA FLOR DE TRES PÉTALOS.
“El principito atravesó el desierto en el que sólo encontró una flor de tres pétalos, una flor de nada. -¡Buenos días! -dijo el principito. -¡Buenos días! -dijo la flor. -¿Dónde están los hombres? -preguntó cortésmente el principito. La flor, un día, había visto pasar una caravana. -¿Los hombres? No existen más que seis o siete, me parece. Los he visto hace ya años y nunca se sabe dónde encontrarlos. El viento los pasea. Les faltan las raíces. Esto les molesta”.
• Muchas cosas representan las flores, especialmente a los esotéricos, puesto que tenemos la flor de loto, la rosa cruz, la rosa de los vientos, etc.
• Y lo más curioso es que a una de ellas es a quien le pregunta muy comedidamente por los hombres a quienes vio pasar hace muchos años, y a quienes nunca se sabe DÓNDE encontrarlos, porque, nada más y nada menos que “LE FALTAN RAÍCES”, cosa que les acarrea muchas molestias.
• Cada uno de nosotros lo que más nos interesa es arraigarnos en algún sitio, sino por qué los retornados vuelven o anhelan hacerlo, aún cuando acá estén peores que de donde llegaron?...
• En fin, ejemplos sobran y no es mi intención explayarme más sobre el tema, por tanto adiós, como dijo el Principito a la flor, y se marchó…
CAPÍTULO 19: DE LA CONVERSACIÓN CON EL ECO.
"¡Qué planeta más raro! -pensó entonces el principito-, es seco, puntiagudo y salado. Y los hombres carecen de imaginación; no hacen más que repetir lo que se les dice...En mi tierra tenía una flor: hablaba siempre la primera..."
• Muchas veces durante nuestras vidas no hacemos nada más que hablar con nosotros mismos. No se si es bueno o malo, pero en el presente caso, al pequeño príncipe no le hizo gracia y lo menos que pudo opinar acerca de la cuestión era que el planeta era raro, puntiagudo y salado y más aún, sin conocer a los hombres se atrevió a emitir un juicio: “Los hombres carecemos de imaginación”, y, aún, cuando nos duela, muchas veces así es, por desgracia.
• Y, para colmo de males, desde que nacemos, solamente nos inculcan que debemos “repetir” cuanto se nos enseña a fin de ser buenos hombres, buenas personas, gente de bien; y la pregunta que me asalta en seguida es: ¿Quién dijo que lo que el otro me enseña es realmente lo correcto?,… o acaso ¿no es por mera convicción de los demás que tal cosa podría ser interpretada al mero arbitrio de unos pocos?... No dejo de pensar que tales elucubraciones sean ciertas como también no, más de algo debemos asirnos para poder sostenernos en la superficie de nuestros planetas…
CAPÍTULO 20: DEL JARDÍN DE ROSAS.
“Pero sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres”.
• Acá nos encontramos ante una prueba irrefutable de que los seres vivos, existen, y digo, seres vivos y no humanos porque, todo ser vivo que se moviliza o traslada por un mismo lugar, a la larga, creará un camino, huella o senda, no es prioritario de los seres humanos solamente, éste los adecuó y/o perfeccionó a tal grado de cobrar honorarios por su uso.
• Las moradas de los hombres; grandes palabras, si éstas realmente lo son; otros dicen que su morada (casa) de un hombre es su palacio, pero cuántos de ellos no son verdaderas cárceles o sepulcros que hasta huelen mal?...
• Para las rosas su morada era el jardín, vivían todas apretujadas pero parecían felices, eran todas similares, 5000 rosas iguales unas a otras;… te imaginas convivir día con día, 5000 seres humanos unos apegados a otros diciéndose las mismas cosa, oliendo del mismo modo, etc.?... y antes de ponerme a llorar como el principito, emigro al siguiente capítulo…
CAPÍTULO 21: EL CAPÍTULO DE LOS CAPÍTULOS…
imagen
-¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres! -Soy un zorro -dijo el zorro. -Ven a jugar conmigo - -No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado. -¿Qué significa "domesticar"? Busco amigos. -¿Crear vínculos?
- La primera pregunta que le asalta al principito es averiguar quien es su interlocutor, a lo que éste le responde. Lo siguiente es opinar sobre el aspecto del otro, y no puede más que espetar que es un ser hermoso, bonito, suave y en el cual se puede confiar, y confiar a tal grado que con el se puede intimar, es decir, JUGAR sin correr riesgo alguno que te provoque daño o debas andar a la defensiva.
- Domesticar, palabra comúnmente utilizada en tono peyorativo dentro del medio humano y hasta me atrevería a decir “hostil”, puesto que a los animales se les domestica para que estén al servicio del hombre siendo éste amo y señor y se pueda “enseñorear” sobre aquellas, como dice el Libro Santo en el Génesis (1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra).
- A tal grado que tiene potestad sobre la vida o la muerte de ellos, pero no podemos olvidar que incluso se enseñorea sobre sus propios congéneres a quien somete y/o tortura a su entera voluntad, si, por supuesto, se lo permitimos. (Véase “Papillón”).
- Dos cosas a rescatar; la primera: “Busco Amigos”, y la segunda, aprender la verdadera acepción del término domesticar, si importar si con ello se sufre o no puesto que será el precio que se ha de pagar por “conocer bien las cosas” y sólo se logra con aquellas que realmente lo están o son.
- Una tercera cosa digna de rescatar es la paciencia (de paz y de ciencia). Vivimos en un mundo de prisa, de correr todo el día y todos los días, de chocarnos los unos contra los otros, de matarnos los unos contra los otros, debido a qué, a que todo debe ser rápido.
- El “Pentium uno” ya no es suficientemente rápido para hacer esto o aquello, ni menos para navegar por la Web puesto que su CPU es muy lenta y si fuera por nosotros, quisiésemos tener uno 15 aún cuando faltan muchos años en llegar a tal magnitud puesto que vamos en el 5 recién.
- La pregunta que cabe hacerse, y para qué necesitamos tanta velocidad si escribimos con dos dedos y juntando las letras?,,, Esto vale para TODO orden de cosas.
- “HE GANADO dijo el zorro,…”, siempre ganamos algo, aún cuando más lentos vamos debido que podemos meditar mejor, ver mejor nuestro entorno, comprender al otro y su alrededor, etc.
-Adiós -le dijo.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos -repitió el principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
Por favor, pero es que acaso es una pérdida de tiempo el estar al lado de la “persona que se ama?”, de la rosa que se ama?...
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
CAPÍTULO 22: DEL GUARDAGUJAS.
-¡Buenos días! -dijo el principito.
-¡Buenos días! -respondió el guardavías.
-¿Qué haces aquí? -le preguntó el principito.
-Formo con los viajeros paquetes de mil y despacho los trenes que los llevan, ya a la derecha, ya a la izquierda.
• El presente personaje es otro de los rescatables de la historia tal como el Farolero y su consigna, el zorro y su sapiencia a todo dar y ahora éste. Forma y despacha, en qué?,…en trenes que los llevan a un destino, cuál?, nunca se sabe, puesto que los mayores, nunca, pero jamás estamos conformes con lo que se nos ha dado en merecimiento recibir y lograr, “Cada quien tiene cuanto se merece”. -Únicamente los niños saben lo que buscan -dijo el principito. Pierden el tiempo con una muñeca de trapo que viene a ser lo más importante para ellos y si se la quitan, lloran...
• Quizás si nos hiciese mucho bien el llorar más a menudo por cosas que realmente para nosotros fuesen importantes, tal como: un bosque nativo sobre explotado, un niño presto a transformarse en un pequeño gran delincuente, producto de nuestra sociedad consumista; un río, mar contaminados a tal grado que ni peces albergan, etc.
• Basta, es suficiente, es la ÚNICA QUE TENEMOS, …por ahora, y no nos merecemos otra…
CAPÍTULO 23: DEL COMERCIANTE DE PÍLDORAS.
-¡Buenos días! -dijo el principito. -¡Buenos días! -respondió el comerciante. Era un comerciante de píldoras perfeccionadas que quitan la sed. Se toma una por semana y ya no se sienten ganas de beber. "Si yo dispusiera de cincuenta y tres minutos -pensó el principito- caminaría suavemente hacia una fuente..."
• Los 53 (8) minutos mencionados acá nos llevan o encaminan directamente hacia la fuente que por miles de años se ha buscado. El nombre de ella, nada importa, puesto que para muchos fue la de la inmortalidad, del agua de vida, de la juventud, etc, etc. El asunto es hallarla, encontrarla entre tanto desierto, puesto que en cada uno de ellos hay una escondida en algún lugar esperando por que nosotros la descubramos.
CAPÍTULO 24: DE LA BÚSQUEDA DEL POZO.
-Tengo sed también... vamos a buscar un pozo... Tuve un gesto de cansancio; es absurdo buscar un pozo, al azar, en la inmensidad del desierto. Sin embargo, nos pusimos en marcha. -El agua puede ser buena también para el corazón... -Lo que más embellece al desierto -dijo el principito- es el pozo que oculta en algún sitio... Continué caminando y al rayar el alba descubrí el pozo.
• Tengo sed también…, pero, es que para alguien de nuestro tiempo, esto tiene alguna relevancia?. Si tenemos sed vamos a la llave, la abrimos y obtenemos toda el agua que se nos antoje, y por último la compramos en el almacén de la esquina por bidones de 5 o más litros y por último la sustituimos por bebidas gaseosas ya que ya no nos es grato beber agua sola como la de las vertientes, quebradas, arroyos, etc.,…Ya nadie busca pozos, menos si se está terriblemente cansado luego de una extenuante jornada de trabajo, menos siquiera, “al azar” en medio de la nada, sería un absurdo.
• El pozo, siempre ha simbolizado al agua de vida como la que le ofrece el Maestro Jesús a la Samaritana en el poso de Jacob: (Jn 4, 6): 5-6: En aquel tiempo: Jesús llegó a un pueblo de Samaría llamado Sicar, cerca de la tierra que Jacob dio a su hijo José. Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, cansado por la caminata, se sentó al borde del pozo. Era cerca del mediodía. 7-15: Fue entonces cuando una mujer samaritana llegó para sacar agua, y Jesús le dijo: «Dame de beber.» (…). La samaritana le dijo: «¿Cómo tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Se sabe que los judíos no tratan con los samaritanos). Jesús le dijo: «Si conocieras el don de Dios, si supieras quién es el que te pide de beber, tú misma le pedirías agua viva y él te la daría.»,… pero, esto fue al medio día, cuando el sol estaba más alto, y no, como el aviador quien descubre el pozo al rayar el alba… Misteriosos y múltiples son los caminos del Señor…
CAPÍTULO 25. EL POZO QUE CANTA…
-¡Es extraño! -le dije al principito-. Todo está a punto: la roldana, el balde y la cuerda...
-¿Oyes? -dijo el principito-. Hemos despertado al pozo y canta.
• El parangón más clásico que puedo esgrimir acá es de que el viejo, nuevo pozo no es nada más y nada menos que el maestro espiritual que todos buscamos y anhelamos y que, para unos llegará al medio día, al atardecer, la medianoche o al ”rayar el alba”, que importa la hora si realmente lo hemos encontrado?...
• Y como en éste caso tan particular, estará listo, con su roldana, su balde y su cuerda, símbolos de cada una de las aptitudes y/o cualidades de dicho “Maestro”, pero, hay más; “…pobre del pozo que carezca de agua y que sea un señuelo malo del camino o desierto” puesto que como la higuera de la parábola será maldecido por alguien y será destruido… y por último olvidado y, aún más, será enjuiciado el día que deba rendir cuentas por su agua que debía cobijar.
3.0 CONCLUSIONES
imagen
Aún cuando queda la parte más compleja y triste de la historia, concluyo acá mi modesto análisis, que como he dicho en la introducción, nada más me ha llevado a crear una mera pincelada puesto que el relato da para un tratado de muchas páginas.
El presente Tratado de no sé como calificarlo, si un tratado de filosofía NO apto para niños, ni menos para personas mayores,
Si pudiese ser para INGENUOS, ILUSOS, de aquellos que ven “mucha televisión”, si tú quieres, y perdonadme la expresión, “TONTOS”, en el “buen” sentido de la Palabra, si es que cabe acá, el “buen” sentido.
Pero me incluyo en ellos, puesto que éstos son los hijos de Dios.
Pido disculpas a las personas mayores y que a ultranza se creen como tales, pero que basta una mirada para darnos cuenta como tenemos nuestro planeta, nuestras vidas y muchas cosas más por las personas mayores y/o serias.
SI NO FUEREIS COMO NIÑOS NO ENTRARÉIS EN EL REINO DE LOS CIELOS (Mateo 18:2-4)
“Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”.